Poema Día del Trabajo

Fábula de la abeja y el hada

 

Antes de que tú nacieras,

en tiempos de la Prehistoria,

cuando en el mundo había fieras

que ni me sé de memoria…

 

un hada encontró a una abeja

terriblemente infeliz:

gemía, entre queja y queja,

se sonaba la nariz…

 

─¿Por qué lloras ─dijo el hada─,

ahí tumbada, boca abajo?

La abejita respondió:

─No me gusta mi trabajo.

 

(Y es que entonces, las abejas,

hacían cosas asquerosas:

¡se posaban en las cacas!

No en las lilas ni en las rosas…

 

Su miel, ya imaginaréis,

tenía un sabor tan terrible

que solo para las moscas

era un poco comestible.*

 

Un buen señor troglodita

que, sin pensar, la probó,

gritó: «¡Comida maldita!»

y sin pelo se quedó.)

 

Pero, volviendo al encuentro

de nuestra abeja y el hada,

el hada le preguntó

al verla tan preocupada:

 

─Dime, abeja, ¿qué te gusta?

¿Qué te hace sentir mejor?

─Pues… el oler cosas buenas,

el volar de flor en flor…

 

─Pero entonces ¿a qué esperas?

¡Busca el polen de las flores!

No te hace falta mi magia.

¡Trabaja de mil amores!

 

Así que, desde aquel día,

las abejas hacen eso.

Y su miel huele muy bien

(no huele a caca ni a queso).

 

¡La moraleja ha llegado!

(aunque a alguno le dé rabia.

Puede haber un despistado

que tenga la mente en Babia…)

 

Si eliges bien lo que haces,

vivirás con alegría.

Sentirás que no trabajas

ni uno solo de tus días.  

 

Vanesa Pérez-Sauquillo

 

* Por si acaso alguien lo duda,

esto que cuento es ficción

(que es la verdad de otros mundos:

los de la imaginación).

 

 

Poema del 1 de mayo («Fábula de la abeja y el hada»)

Texto: Vanesa Pérez-Sauquillo

Ilustración: Raquel Díaz Reguera

Libro: Un poema para cada día de primavera, Lumen Infantil, 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio