Novedad: La sagrada tarea

Os presento mi nuevo libro de poesía: La sagrada tarea. Acaba de salir gracias a la Fundación Santander, dentro de esta obra comunitaria: Doce líricas para un nuevo mundo. ¿Hacia dónde camina el ser humano? Junto a mí, los poetas: Antonio Colinas, Antonio Lucas, Aurora Luque, Carlos Pardo, Chantal Maillard, Clara Janés, Fermín Herrero, Jorge Riechmann, Luisa Castro, Raquel Lanseros y Vicente Gallego intentan dar respuesta o reflexionan sobre esta pregunta. Dos poetas enmarcan estas doce líricas: José María Parreño, haciendo el epílogo, y Francisco Javier Expósito -responsable de este ambicioso proyecto-, en el prólogo.

En este link de la fundación, podéis encontrar muchos de los poemas leídos por los propios poetas, más las entrevistas que nos fue haciendo a cada uno F. J. Expósito: https://www.fundacionbancosantander.com/es/cultura/literatura/doce-liricas-para-un-nuevo-mundo

Dejamos pues en vuestras manos estos doce libros en un solo volumen, esperando que alguno o algunos de ellos os lleguen.

Sobre mi libro, os puedo comentar que, más que hacia un nuevo mundo, he abierto el prisma a todos los mundos que nacen con cada nuevo ser; con cada acto de creación y destrucción; con cada herida, que abre una nueva forma de mirar; con cada sanación.

Sagrada tarea la nuestra, de devolver la luz que recibimos.

Aquí os dejo algunos poemas, y debajo, los links de algunos artículos, para quien tenga interés en el volumen. Un abrazo fuerte,

VPS

*

La garza

Cortan sus líneas

la túnica del río.

Espera,

con la luz enhebrada en el pico.

Medita

en qué punto del agua

comenzará a bordar el día.

*

Revelación

Darás a luz.

Y unos metros después,

a media vida,

serás vela encendida

en la ventana.

*

La tabla de madera se propuso

no confundir los golpes

con llamadas.

                                                De interiores y vanos

 

Promesa

No padecer

los dolores del músico

si no tengo

la música.

No padecer

las pisadas del barro

si no tengo

la lluvia.

*

Aliento

 

Arbolamos el día,

con esfuerzo.

Que quede al menos

un jirón de vela

para poder enarbolar la noche.

*

Joaquín Pérez Azaústre en La Lectura (El Mundo)

Jaime Cedillo en El Cultural (El Español)

Concha García en La Razón 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio